jueves, 1 de enero de 2015

PRÓLOGO

Este es un catálogo incompleto de la ascendencia y descendencia del Duque de Riánsares y de Tarancón, D. Fernando Muñoz y Sánchez, que publiqué hace ya varios años, concretamente en 2003,
con motivo de la inauguración de la rehabilitación del que fue Palacio de los Duques de Riánsares, mandado construir en 1845 y cuyo alzado fue diseñado por el arquitecto real Narciso Pascual y Colomer (1808-1870), el mismo que proyectó el del Palacio de Congresos de Madrid en 1843, y cuyo uso actual se decidió que fuera para sede institucional del Ayuntamiento de Tarancón.

Tiene este palacio un patio de columnas de forma romboidal, fachada con rejas y balcones de estilo isabelino, una escueta capilla situada en el último piso terminada en cúpula y con una pequeña linterna rematada en el exterior por una veleta con forma de un infante con escudo. Actualmente alberga varias obras pictóricas del Museo de Arte Contemporáneo del municipio, así como un retrato del Duque de Riansares (fechado en el siglo XIX) y otro de la Reina Mª Cristina de Borbón (realizado para la ocasión por el afamado artista taranconero José Ramón Luna de la Ossa, en 2003), además de una colección única de esculturas sobre la obra de Don Quijote realizadas en barro por el renombrado artesano jienense Paco Tito.

Y sucedió aquella inauguración y remodelación nunca en mejor momento, puesto que en aquel año se celebraba la efemérides de los 600 años de autonomía municipal de esta localidad.

El trabajo apareció, pues, primero en la REVISTA CASTILLEJO de Tarancón (número 10, segundo semestre 2003,pp. 26 a 47),

y después en la página oficial del Ayuntamiento de Tarancón, y que lamentablemente ha desaparecido de la misma (quedando retazos del mismo en copias que han recogido otras páginas, como http://www.ventadeantiguedades.es/oscommerce/cartas/AgustinFernando.htm ).

Era y es mi único propósito aportar algo de luz a la ascendencia y descendencia de un Grande de España, personaje ilustre de la localidad de Tarancón, que tuvo muchos claroscuros en su biografía personal, pero que fue causa de efemérides, sucesos, modificaciones, construcciones, mercedes y rapiñas dignos de recordar para este municipio manchego y para sus gentes.

Consecuentemente, a ellos es a quienes va dirigido, fundamentalmente, este trabajo, que, por estar vivo, sufrirá permanentes retoques de imprecisiones y olvidos, incorporaciones de nuevos datos aparecidos o escudriñados, y añadidos de toda índole que nos sirvan para conocer mejor a este encumbrado guardia de Corps, hijo de un estanquero, que llegó a ser apodado Fernando VIII.

Fernando Muñoz y Sánchez,
 por Valentín de Carderera y Solano (1796-1880),
óleo sobre  lienzo con marco de época,
fechado en París en 184*,
propiedad de la actual Duquesa de Tarancón,
Dª Cristina Parra Villate.

Lamentablemente el nombre del Duque de Riánsares irá siempre asociado, junto al de su real esposa, a los hechos que alcanzaron cimentar e incrementar su gran fortuna con negocios nada claros, como el tráfico de esclavos en Cuba, a través de su testaferro Antonio Parejo Cañedo quien a través de buques a vapor (el "Guadalquivir", el "Cetro", el "Tridente")pagados por la reina Isabel II a cargo de las arcas públicas (dinero que nunca devolvió), poseía dos grandes plantaciones con más de ochocientos esclavos (cfr.: Prugent Lobera, Enrique.- Los hombres de la Restauración: autobiografías dirigidas y redactadas con la colaboración de distinguidos colaboradores. Madrid, Gregorio Yuste, 1.880); y como la adquisición de minas de carbón en Asturias, adquiriendo la compañía del Ferrocarril de Sama a Langreo o habiendo participado en los negocios de ferrocarril en Cuba; como la creación de la yeguada más importante de aquel momento en España, en las tierras que fue adquiriendo en Tarancón; como la compra de fincas y bienes inmuebles: el Real Deleite de Aranjuez, Asturias, la Real Posesión de Vista Alegre de Carabanchel y el Palacio de Remisa en Recoletos; el Palacio de las Rejas y Casa-Palacio de la calle Carretas en Madrid; en el moderno barrio madrileño de Salamanca; el Plantío de Remisa en Majadahonda; la Casa-Palacio de Retamoso, la de Remisa y la propia del Duque de Riánsares en Tarancón, amén de del Palacio junto a la Ermita de Riánsares; la Finca de Santa María de la O en Villarejo de Fuentes; el Palacio de Villarrubio...; y en otros lugares de fuera de España como el Château de la Malmaison en París (Francia), la casa de Vaud o la villa de Mon Desir (Suiza); el Palazzo Albinoni (dei Dargo) en Italia..., entre otros...

Estos son hechos, que no seré yo quien juzgue aquí, déjolo para que lo hagan todos y cada uno de sus paisanos de antaño y hogaño, y para los que se vieron beneficiados o afectados.

Porque si el Sr. Duque, por ejemplo, cayó en las ridiculices e infames hipocresías de haber llegado a apadrinar con su esposa a dos "negritos" llevados a Cuba como esclavos, de once y doce años, en 1.839, y que serían bautizados en 1.841 con los nombres de...:
* Cristino (Agustín, José, Antonio, Gaspar, Melchor y Baltasar Buga),

* Fernando (María, Agustín, José Antonio, Gaspar, Melchor y Baltasar Dobo),

no menos cierto es que generó otras expectativas para los del terruño, como la creación de un Patronato en honor de la Virgen de Riánsares, que se convertiría en Patrona de la localidad de Tarancón desde ese momento, y que le dio el nombre a su Ducado; la construcción de un palacete para él y su Reina Gobernadora, y de las casas señoriales de todos los miembros de su familia, la adquisición de tierras y fincas que fueron explotadas nuevamente, etc...

Esa es la dualidad de las personas.

Pero a mí sólo me compete, aquí, mostrar datos y, de momento, no analizar y juzgar hechos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario